Toma de consciencia

Esta semana ha sido una semana muy intensa y llena de emociones. Unos muy bonitos, llenos de amor, felices, divertidos y no tan bonitos pero son de esos que dejan un gran aprendizaje. Con todo ello, y después de un tiempo sin conectar conmigo misma, hoy por fin, volvía con el trabajo interior.

Os comparto este fragmento.

6 de Diciembre de 2016

Todas las experiencias vividas con los que te rodean forman parte de tu crecimiento. Sin cada parte de ellos, no podrías verte reflejada y aprender de cada uno. ¿No lo ves? 

Todos procedemos de la misma esencia. Todos somos uno. Todos tenemos la misma capacidad de aprendizaje y de SER.

Nos limitamos nosotros mismos y gracias a esos espejos hacen que esas limitaciones puedan anularse a voluntad y seguir. Todos necesitamos un modelo o espejo, como prefieras llamarlo. Lo único que a veces ese modelo no lo vemos desde la perspectiva que debiéramos y en vez de ser un aprendizaje y ayuda de crecimiento interior, nos hace seguir y mantenernos en esta densidad, en esas limitaciones.

Cuando dicen que vayamos más allá es porque tenemos que ver todas estas situaciones desde esa perspectiva, desde el amor, el crecimiento y desde el SER. Una vez aprendido el mensaje, soltar y seguir.

Hay situaciones en las que por intentar ayudar a los demás, puede ser contraproducente. Si por brindar una ayuda se va a crear un vínculo de dependencia es mejor desistir de hacerlo.Hay que saber distinguir muy bien este tipo de “ayudas” y acompañar los procesos de los demás, ya que es diferente. Las personas buscan la felicidad y la forma de no asumir la responsabilidad propia. Por eso busca delegar en los demás esas situaciones que deberían de responsabilizarse y resolverse por uno mismo. Precisamente esa es la llave que te hace libre. Confiar en uno mismo, disfrutar del camino y SER.

El ego nos hace pensar que sin el apoyo de alguien estamos más limitados y no es cierto. PUEDES ir más allá si te lo propones pero tienes que soltar esos miedos que no te dejan ver, resolver esos conflictos internos que no te dejan ascender y silenciar tu ego. 

Uno puede crecer tanto como se lo proponga. No necesita de nadie más.