Reconocimiento de patrones

La realidad de cada uno depende de cómo perciban qué es. Si cambian su percepción, cambian su realidad.

Cambian la percepción—cambian la realidad.

Por ejemplo, mientras perciban escasez, ya sea escasez de amor, escasez de dinero, escasez de un buen trabajo, necesidad de un nuevo coche, una mejor casa, mientras perciban escasez, atraerán hacia ustedes más escasez.

A veces dicen: “si,  yo sé todas estas verdades espirituales, pero no tengo dinero, no tengo una pareja interesante, no tengo, no tengo, no tengo”. La escasez está basada en el miedo de no ser suficiente, de no ser merecedor. Y mientras siga habiendo un miedo de no ser suficiente, seguirán atrayendo más de lo mismo; es decir, más situaciones que les muestren que no son suficientes.Cuando cambian la percepción, cambian la realidad. El miedo de no ser suficiente o de no ser digno, el miedo a la escasez, tiene una frecuencia vibratoria que atrae más de lo mismo.

Al poder verse a ustedes mismos con todo lo maravilloso en abundancia, al sentir la alegría, la tranquilidad, el entusiasmo, al estar en ese lugar de risas y juego, la energía emocional de la alegría y  de la risa, atrae más alegrías y más risas.

La próxima vez que descubran que están percibiendo escasez, deténganse y pregúntense: ¿Qué es lo que creo que no tengo y qué me hace sentir? Sus emociones unidas al pensamiento, es lo que crea la realidad.

 

¿Cómo se cambia la percepción? En el día a día, cuando se vean repitiendo un patrón, cuando se den cuenta que están emitiendo un juicio negativo sobre alguien o algo allí fuera, pregúntense ¿Qué es lo que creo sobre esta situación?

La mayor parte del tiempo conservan viejas creencias que realmente ya no les sirven. No tienen el hábito de cuestionarse esas creencias sobre la realidad, sobre la sociedad, sobre quienes son, sobre lo que hacen. Como siempre lo han hecho de esta forma y la familia también lo ha hecho así, entonces creen que así deber de ser.

Y muchas veces no perciben lo que es, sino lo que creen que es. Mientras más cuestionen lo que hacen y por qué, más conocerán las limitaciones de estas antiguas creencias.

Sus creencias sobre quienes creen que son y sobre la realidad, son la base de su “realidad percibida”. Les decimos que todo es percepción. Todo es una percepción de la realidad.

Cada uno de ustedes es el sol central de su propio universo. Sus creencias, pensamientos, deseos y miedos forman lo que ustedes perciben que es su mundo, su universo. Pero cada uno de ustedes lo percibe de una forma distinta. Por supuesto que comparten creencias comunes, esas son las creencias que son parte de la conciencia colectiva de la humanidad, de su cultura. Y las familias también tienen sus propias creencias colectivas. En otras palabras, crean a través de sus creencias, sus patrones, su propia mitología. Hasta que no vean las cosas que creen y que crean su realidad, es difícil cambiar la percepción. Así que les decimos que el primer paso es ser consciente de lo que creen.

Y luego identifiquen las emociones que están unidas a esas creencias. Emociones de amor, de alegría, de diversión. Muchas de esas ideas y creencias llevan consigo una fuerte emoción de amor o de miedo.

Así que mientras más sean conscientes de las emociones que están unidas a sus ideas y creencias, entonces van a ser más capaces de ver todo aquello que está basado en el miedo. ¿Cuáles son los miedos detrás de algunas creencias? ¿Cómo estos miedos me impulsan a experimentar un patrón de comportamiento determinado?

Cuando sientan la emoción del miedo, están en su lugar de poder de transformación. Todo aquello que no es amor es temor. Lo nombran de muchas maneras, segmentan el miedo. Lo llaman rabia, celos, lujuria por el poder, control, manipulación, todas esas cosas realmente están basadas en el miedo. Los comportamientos violentos, desear la enfermedad para otros, la envidia, todo eso, todo eso está basado en el miedo, y todo puede ser transformado.